miércoles, 23 de abril de 2014

Una mirada sobre Don Quijote de la Mancha


Hoy que se celebra el día del libro por ser el aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra, el genial creador de El Quijote, me gustaría hacer mi particular homenaje a esta obra tan por todos elogiada y  por tan pocos en verdad leída, a esta obra inclasificable transgresión de géneros, cómica y patética, western y road movie (o habría que decir road novel), fundadora de la novela moderna.

Recuerdo todavía la clase de lectura en el colegio de los Padres Salesianos (sí, también en aquellos tiempos se preocupaban por fomentar la lectura, con el mismo éxito, me temo, que hoy en día) donde leíamos fragmentos del Quijote, fragmentos que, por su lenguaje difícil para nosotros, escolares muy pequeños todavía, y por el hecho de que nadie se dignase explicarnos ni el sentido del humor ni el contexto, casi me disuadieron de la lectura en general y de la lectura de esta obra en particular.

No fue hasta entrar en la facultad de filología de Valencia cuando por empeño de una profesora que, esta vez sí, se dignaba a explicarlo, leí y por primera vez disfruté con el Quijote. Esa es la enorme deuda que tengo con aquella profesora de literatura del Siglo de Oro, cuyo nombre no consigo recordar.

De esta singular novela, yo que he tenido la fortuna de vivir en La Mancha, lo que me quedan son imágenes de un hidalgo flaco cabalgando un jamelgo por caminos polvorientos bajo el sol inclemente de la estepa manchega, más que acordarme de episodios, me viene a la mente una sensación de soledad, de camino, de polvo, de luz cegadora y de derrota, la de ese caballero, el último caballero en un país lleno de prepotentes, de zafios o de aprovechados, vamos, un país como España.

Por eso me han gustado muchísimo las obras que José Moreno Carbonero (Málaga 1858 - Madrid 1942) ha dedicado a esta novela, porque en la imágenes de Carbonero veo al Quijote de mi imaginación, trotando por esos duros, polvorientos y solitarios caminos a la búsqueda de aventuras. Dejo para otra ocasión la interesante carrera de este excelente pintor de la escuela realista, que fue el maestro de Juan Gris y de Dalí y que ha sido uno de los más grandes pintores de historia de nuestro siglo XIX y simplemente les invito a ver a Don Quijote y a su escudero Sancho cabalgando de nuevo al sol.



El caballero de la Triste Figura, fecha desconocida. Colección privada.






Encuentro de Sancho Panza con el Rucio, 1876-78. Museo de Bellas Artes de Sevilla






Don Quijote dando el alto a la caravana, 1911. Colección privada






Don Quijote y Sancho Panza, fecha desconocida. Colección privada




Para conocer más datos sobre la vida y obra de José Moreno Carbonero, de quien se pueden ver obras en  el Senado, el Museo Nacional del Prado, en los Museos de Bellas Artes de Málaga, de Sevilla y de Jaén, entre otros, y que fue una de las grandes figuras de la escuela realista del XIX, les dejo el enlace a su biografía en la web del Museo del Prado que me parece, con mucho, la mejor referencia.
https://www.museodelprado.es/enciclopedia/enciclopedia-on-line/voz/moreno-carbonero-jose/


17 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias por los ánimos y por comentar, Leonardo. Un saludo!

      Eliminar
  2. Tus gratas evocaciones de la época universitaria me han hecho revivir la mía y, así, el trabajo que, en cuarto de carrera, realicé sobre esta magna obra, sellando para siempre mi predilección por ella. De ahí que todavía recuerde, con nostalgia, la conmoción que me produjeron las palabras con las que Piere Villar sintetiza la filosofía cervantina: "Cervantes ha dicho el adiós irónico, cruel y tierno a aquel modo de vida, a aquellos valores feudales cuya muerte en el mundo han preparado, sin saberlo, los conquistadores españoles (...) Desvinculada de la realidad, la España de 1600 prefiere soñar".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un muy buen comentario el que hace Pierre Vilar, cuando habla de que Cervantes ha dicho el adiós irónico, cruel y tierno, a toda una época. En efecto Cervantes, con una gran agudeza ha dado voz a lo que estaba pasando en su tiempo, a lo que muere, dándole una despedida entre irónica y nostálgica, y a lo que está naciendo, que es un mundo completamente nuevo. Lo mejor es que el autor no parece decantarse ni por el pasado que representa la fantasía de Alonso Quijano, ni por el presente que nos muestran los personajes "cuerdos", es un desencantado, pero sin amargura, con buen humor y amor. Lo que más me ha gustado siempre d e Cervantes es la compasión, la simpatía que rezuma en cada línea por los seres humanos, por todos los seres humanos, los buenos y los malos, los dolientes y los afortunados, creo que esa es una de las cosas que hacen de él un escritor universal.

      Eliminar
  3. “El buen lector es el que hace el libro bueno”. Ralph W. Emerson

    PTB

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin lectores inteligentes no podría haber libros interesantes, pero Cervantes te hace mejor después de haberlo leído, y no sólo a efectos de cultura estética o literaria, sus obras son de las que le hacen a uno mejor persona, creo yo.

      Eliminar
  4. Tú con los Salesianos, yo me las tuve que ver con los Agustinos...

    Mi lectura del Quijote no ocurrió en el instituto (excepto fragmentos, claro). Allí sólo leímos algunas Novelas Ejemplares. Con la base de esos fragmentos, con la canción de Juan Pardo y los dibujitos de la tele, acometí, algunos años más tarde la lectura de la mejor novela en lengua española (y lo digo muy alto, sin ínfulas de ningún tipo). Los caminos polvorientos y los molinos, sin embargo, vinieron a encajarse no hace tanto (apenas unos años), cuando pasé unos cuantos días en Toledo y visité La Mancha y, concretamente, Consuegra. Y también la casa de Cervantes en Esquivias. Y todo fue adquiriendo sentido. Entonces el polvo se hizo polvo, y el camino, camino.

    Una pequeña y dolorosa observación. Si le preguntas a un malagueño por Moreno Carbonero, pocos sabrán decirte nada de su ilustre conciudadano. Así que una entrada sobre él será bien recibida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo el Quijote es sin dudarlo la mejor novela en lengua española, sino seguramente una de las cinco mejores novelas de toda la literatura universal. Yo cuando leo o recuerdo el Quijote no puedo evitar traer a mi mente imágenes del pueblo de mis padres, Villarrobledo, de la finca de mis primos allí, de los ya lejanos viajes por carretera desde Madrid en el 4L de mi padre, pasando por Ocaña, Quintanar de la Orden, Mota del Cuervo, y por supuesto los molinos de Campo de Criptana. La Mancha es para mí ese territorio mitificado de la niñez perdida, por eso entiendo perfectamente que no haya mejor escenario para la ficción.

      Respecto de Moreno Carbonero, tienes toda la razón, hoy no lo conocen ya ni en su casa al pobre y bien se merecería dedicarle una entrada para recordar a un pintor que el el siglo XIX fue bastante reconocido e hizo grandes cosas, algunas de mucho interés, aunque hoy la pintura de historia nos deje bastante fríos. Es una buena sugerencia, a ver si puedo, porque lo que me queda de curso me temo que voy a estar un poco liado.

      Eliminar
  5. José Moreno Carbonero gran artista que deberíamos recordar mucho más.

    muy buen trabajo y muy buen blog :)

    ResponderEliminar
  6. A don José Miguel y al comentarista de su blog, don Enrique Carratalá: Dado que soy y me siento muy malagueño, por alusiones he de decirles que MORENO CARBONERO en Málaga no sólo es archiconocido, sino querido y admirado. Además de llevar su nombre una céntrica calle en la ciudad, está magníficamente representado en nuestro -próximo a reinaugurar- Museo de Bellas Artes y fué el pintor mejor considerado por sus paisanos, aún por encima de Pablo R. Picasso. Don José pidió ser enterrado en Málaga porque era y se sentía malagueño y los malagueños lo considerábamos "nuestro Pintor". Aquí todo el mundo -jóvenes y mayores- le conoce, así como la honradez que demostró rehaciendo a su costa la gran obra que figura en el Palacio Municipal de Buenos Aires, dando virtuoso ejemplo en esta capital, tan amante siempre de la Pintura.
    Le ruego revise la fecha de nacimiento de don José Moreno Carbonero: fué según acta del Registro Civil 1858 y falleció con 84 años (múltiples errores en la bibliografía la fijan erróneamente en 1860).
    Detalles sobre lo dicho en: PINTURA MALAGUEÑA DEL SIGLO XIX /misceláneas/: "Moreno Carbonero niño"; "Dedicatoria borrada"; "Honradez de un malagueño"; etc.
    Siento haberme explayado don José Miguel, pero me han tocado ustedes un punto extremadamente sensible: ¡es el pintor favorito de los malagueños! y además fué el discípulo predilecto de vuestro casi paisano, el valenciano don Bernardo Ferrándiz, creador de la Academia y la Escuela Malagueña de Pintura.
    Les invito a ambos a visitar próximamente el flamante Museo del Palacio de La Aduana de Málaga y disfrutarán de la sala dedicada a MORENO CARBONERO.
    Gracias. Un cordial abrazo para ambos con mi más atento saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le agradezco mucho la precisión en la fecha del nacimiento, ya sabe Vd. que por internet a menudo estos datos son poco fiables y uno se tiene que apañar con lo que encuentra. Me alegro de la noticia que me da de que un pintor tan maravilloso, a mi parecer, como Moreno Carbonero es valorado como merece en su ciudad natal, y sí que tengo pendiente desde hace ya largo tiempo una visita a Málaga y su cada vez más interesante lista de museos. Recuerdo haberla visitado de muy joven con mis padres durante un veraneo en la Costa del Sol y me gustó muchísimo la ciudad, pero desde entonces no he tenido ocasión de volver, espero poder hacerlo pronto y no dude de que iré al Museo de Bellas Artes a ver la pintura de Moreno Carbonero en vivo y en directo.
      Un cordial saludo

      Eliminar
  7. D. Gonzalo, yo soy malagueño y malagueño me siento. Así que también me sentí aludido por la entrada de nuestro insigne y, reitero, poco conocido, pintor. Que es más "nuestro" que Picasso, eso sin duda. Que posiblemente la reapertura del Museo de Bellas Artes ayude a su conocimiento (y reconocimiento) tampoco lo dudo (aunque en menor medida). Pero de ahí a afirmar que es ampliamente conocido por los malagueños... pues sinceramente, ya me gustaría.

    Por supuesto me apunto con ilusión (muy malagueña, también) de la reapertura de nuestro museo de La Aduana.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Enrique, me alegro mucho de verte por estos lugares. ¿Cómo te trata la vida de profesor de a pie? ¿Echas de menos la dirección? Yo si Dios quiere librarme de todo esto en junio ceso y vuelvo a la vida de profe de latín mondo y lirondo, que es lo que más me apetece. Ojalá que todo salga bien y no se me estropee la cosa, porque ya sabes que en estos temas sucesorios nunca se encuentra quien dé un paso al frente, veremos.

      Un abrazo, me alegro de verte de nuevo. :)

      Eliminar
    2. Pues sí, segundo año sin el yugo del cargo me ha liberado un poco, pero creo que es natural tendencia en mí cargar más de lo que puedo llevar. Quiero retomar las riendas de mi tiempo, pero siempre hay algo que me lo impide.
      Espero que tengas suerte en la línea sucesoria. Un abrazo ;)

      Eliminar
  8. Don Enrique Carratalá: No sabe lo que me alegra su coincidencia en considerar a MORENO CARBONERO "más nuestro" que el genial Picasso; ese es un sentimiento sólo comprensible por quienes tuvimos la suerte -como Ud. y yo mismo- de nacer en esta bendita tierra y no haber sentido nunca desafección por ella, pero largo de explicar a foráneos ó gente más joven que no comprenderían nuestro porqué.
    Saludos muy cordiales para Ud. y su amigo Don José Miguel, al que deseo lo mejor en sus futuras expectativas profesionales.

    ResponderEliminar